About Lupus

Otro Desafío del Lupus: Cuidar de su Boca

El Invierno 2010

En la comunidad del lupus, hay mucho enfoque en el daño que la enfermedad puede hacer a los órganos mayores como los riñones, pulmones, y el corazón. Estos son muy importantes.

Pero tener el lupus también puede afectar la salud de su boca—que puede afectar en cambio su salud general, su comodidad física, y como se siente acerca de su apariencia.

¿Por ejemplo, supo usted que tanto como un cuarto de personas con lupus tienen llagas orales? Estas llagas—que son a menudo sin dolor—pueden parecer en el paladar, en los labios, y en las encías.

Y las medicinas tomadas para el lupus, como corticosteroides (esteroides), pueden causar problemas como la sequedad en la boca, hinchazón, boqueras, infecciones por levadura, y daño a los huesos que ayudan a la boca funcionar correctamente (como el hueso de mandíbula).

No se asuste. ¡Agradecidamente, hay muchos pasos que usted puede tomar para mantener su boca sana!

Chispee una Amistad entre Su Dentista y Su Reumatólogo

¡(O por lo menos que estén en contacto con uno al otro)!

Es muy importante decirle al dentista que usted tiene el lupus. En cambio el/ella deben contactar a su reumatólogo para conseguir una historia de su condición y, si es necesario, alguna idea de cómo el lupus le ha afectado exclusivamente.

El dentista también debe averiguar si ha tenido llagas orales en el pasado, y conseguir una lista de las medicinas, de las vitaminas, y de los suplementos dietéticos que usted toma. Estos tipos de cosas son importantes de saber ya que ellos pueden cambiar la manera de limpiar y como hacer otro trabajo dental que sean una manera segura y efectiva.

El Cuidado Regular, Visitas Regulares

Manteniendo su boca saludable significa tomar los mismos pasos que usted toma diariamente para mantener el lupus bajo control. Los dentistas van a estar de acuerdo con las sugerencias de su reumatólogo para esto: evite luz directa del sol, consiga suficiente sueño, mantenga niveles de estrés bajo, tome las medicinas prescritas, etcétera.

También haga lo que usted pueda para evitar la sequedad en la boca, en cuales pueden ser los dos desagradables como también aumentar el riesgo de conseguir más cavidades, causando daño a la encia, y llevando a que las dentaduras y empaste se caen. Para mantener su boca húmeda como debe ser:

  • trate de tomar 8 a 10 vasos de agua o más al día
  • rocíe una combinación de agua y un lavado bucal regularmente en su boca
  • evite alimentos excesivamente salados, el tabaco, la cafeína, el alcohol, y otras cosas que puedan deshidratarse.

Finalmente, consiga una limpieza dental regularmente—vaya a su dentista más a menudo. Muchos recomiendan visitar cada tres meses en vez de seis.

¡Sonrisa Brillante!

¡Manténgase alerta a la importante relación entre el dentista y el reumatólogo, y entre usted y su dentista—y sonría brillante en saber que usted tiene las herramientas y información para tomar un buen cuidado de su boca!